Colegio Base, a la vanguardia educativa con aulas híbridas

Debido a la pandemia que estamos sufriendo, los centros educativos en muchos casos han tenido que reinventarse para poder ofrecer soluciones virtuales a sus alumnos. En este sentido, la educación en contextos blended o mixtos se convierte en algo imprescindible.

Colegio Base siempre se ha caracterizado por estar a la vanguardia en innovación educativa y, desde un punto de vista tecnológico, hace más de 12 años que nuestros alumnos trabajan con dispositivos electrónicos –en la actualidad con iPads u ordenadores según la etapa–. Por este motivo, cuando se produjo el cierre de colegios en marzo, tuvimos una rápida capacidad de reacción y pudimos llevar a cabo clases on-line prácticamente desde el inicio.

En estos momentos estamos viviendo una situación diferente. Las clases, hasta la fecha, están siendo presenciales; en nuestro caso en concreto, gracias a las amplias instalaciones que poseemos, tenemos la capacidad de ofrecer clases en el colegio a todo nuestro alumnado desde 1 año hasta 2º de Bachillerato. ¿Pero qué ocurre si algún alumno enferma o tiene que guardar cuarentena?, ¿si alguna clase se tiene que confinar por la Covid-19?, ¿si no podemos juntar a alumnos de distintos grupos que cursan la misma asignatura? Para dar respuesta a estas cuestiones, en Colegio Base hemos creado unas aulas híbridas en las que se pueda, al mismo tiempo, impartir clase presencial y clase on-line a aquellos alumnos que no se encuentren en ellas por las circunstancias mencionadas.

Hemos adquirido cámaras PTC que se ubicarán en las aulas y que posibilitan impartir la clase a todos los alumnos, tanto a los que estén en el colegio como a los que, por motivos de la pandemia, se encuentren en casa. Con esta tecnología, pueden ver al profesor, seguir la presentación que esté proyectando, focalizarse en la pantalla física o en la pantalla digital. El profesor tiene libertad para moverse por el aula e interactuar tanto con los alumnos que se encuentren físicamente en ella como con los que lo hagan desde sus hogares. De esta forma, si determinados alumnos no pueden estar en clase por las circunstancias que nos rodean, su aprendizaje no se va a resentir ya que van a poder seguir las clases como si estuvieran en el colegio. Por su parte, el profesor puede visualizar en todo momento a sus alumnos y permitirles participar e involucrarles activamente en la clase como si estuvieran de forma presencial.

Gracias a estas aulas híbridas, se consigue una verdadera experiencia de aprendizaje blended, se potencia la autonomía del alumnado con su teletrabajo, la responsabilidad de cada uno de ellos para participar de forma activa, la colaboración entre todos y, cómo no, el fomento de la competencia digital.

Noticias Relacionadas